Francesca

Francesca ya tiene casi 3 años. Para mí, ella sigue siendo mi tierna niña. Francesca progresa muy lentamente físicamente, pero últimamente he visto muchos otros cambios en ella. Se ríe y sonríe más, muestra más interés en los juguetes, está más alerta y es más consciente de su entorno. A Francesca le encantan los juguetes que se iluminan, hacen sonidos y vibran. Le encanta el agua, estar rodeada de niños, recibir masajes, salir a caminar y simplemente estar al aire libre. ¡A ella también le encanta comer y comería cualquier cosa si la dejamos! Francesca es una chica maravillosa que no pide mucho, solo un poco de cariño. A cambio, da amor incondicional y siempre está feliz. Tiene un comportamiento tan tranquilo y relajado, rara vez se queja y rara vez llora. Cuando estoy triste o deprimido, abrazarla un poco me calienta el corazón. Ella me da mucha alegría y es un verdadero regalo. Gita